Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

No vivas para tus hijos

«Padres, amen a Dios, amen a su esposa y en amor, preparen a sus hijos para el peligroso mundo que los espera allá afuera. Hacer otra cosa aparte de esto, hará que tu fe se vea como una de autocomplacencia. Dios merece mucho más que ser solamente representado [por los padres] de esta manera. La autocomplacencia destruirá, en última instancia, a ti y a tus hijos. Intentar "salvar" tu vida a través de tus hijos, los consumirá también a ambos. No vivas para tus hijos, ¡vive para Dios!».

—Jay Younts, «"Por qué nuestros hijos se alejan de Dios - otra perspectiva"» (Traducción: Ministerios Jesús 24x7)

VIP Cristianos

«VIP - Very Idolatrous People (Gente muy idólatra). Aquellas personas que pagan boletos V.I.P en algún evento "cristiano"».

—Chuy Olivares, Casa de Oración México (vía Hefzi-bá Iglesia Cristiana)

Deseo, quiero o debo...

«Tal vez nunca llegue a donde deseo llegar. Tal vez nunca alcance lo que quiero alcanzar, pero mientras camine en la dirección en que Dios me ordena que yo vaya, siempre estaré en donde debo estar».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado»

Levantarse es...

«[Como cristianos bíblicos], entendemos que la verdadera fortaleza no viene ni de nuestro físico ni de nuestras mentes, sino de lo alto; sabemos que superarse significa ser hombres y mujeres que buscan alcanzar la estatura del varón perfecto: Cristo; y estamos seguros de que levantarse es cuestión de humildad y no de autosuficiencia».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado» tomado del blog "¡Ya Levántate!", agosto 2, 2008.

Todos están bien en la iglesia

«Cuando los líderes de una iglesia asumen que todos los miembros y asistentes están bien, espiritualmente hablando, dejan de confrontar a la congregación con la Palabra predicada. Cuando los líderes de una iglesia dejan de confrontar con la Palabra y predican sólo de bendiciones y tranquilidad, la madurez espiritual y vida piadosa de la congregación entran en una espiral descendente pronunciada, y todo como resultado de haber olvidado que el evangelio sin enmiendas ni componendas, es siempre necesario».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado»

¡Ya Levántate!

«Nuestra mente, corazón y espíritu suelen decaer y adormecerse por muchas y muy variadas razones, pero Dios espera que permanezcamos de pie, alertas, despiertos y dispuestos a actuar y a trabajar. Levantados podemos pelear la buena batalla de la fe y proseguir a la meta. Así que... ¡Ya levántate!».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado» (descripción usada para el blog ¡Ya Levántate!, julio de 2008)